1-Previando el viaje

Pensar que la decisión de hacer este viaje la tomamos un año antes de subirnos al avión! Por lo cual había mucho tiempo para planearlo, o por el contrario, había tanto tiempo que era al pedo planear algo! Igual la idea del viaje siempre era “vamos sin planes, a lo que pinte” peeero algunas cositas había que dejarlas ya previstas.
Yo, Santiago, siempre andaba con mi excel de proyección financiera para ver si me alcanzaba o no para viajar un año, claramente no me iba a alcanzar pero me divertían las cuentas. Por otro lado, teníamos que sacar los pasajes y averiguar sobre el seguro de viaje.
La decisión de viajar fue en enero 2015, pero no fue hasta mediados de julio que nos cayó la ficha! Nuestra idea inicial siempre fue empezar por India, Tailandia o Malasia, por lo que nuestras búsquedas de pasajes se enfocaban a esos lugares. Era un lunes o martes a la noche, estaba en mi cama con la compu mirando pasajes y de repente me aparece una promoción de vuelos a Tokio, Japón baratísimos!!! Enseguida le escribí a Tincho y emocionados dijimos “si, de una! volamos a Japón y de ahí vemos como seguir.” A los tres días estábamos pagando los pasajes, ansiosos por miedo a perder tan buena promo. El 7 de enero volábamos de Bs As a Tokio. Ahora sí, a ponerse las pilas.
En los siguientes dos meses (mediados de julio hasta mediados de septiembre) tuve quiebres personales muy importantes y un torbellino emocional complejo. Estaba entre la excitación y ansiedad de estar frente al viaje de mi vida, pero también una gran responsabilidad (autoimpuesta) de dejar mis asuntos laborales en óptimas condiciones, además de mudarme y vender mis cosas.
Al tener la fecha y el pasaje en mano, las cosas se fueron poniendo cada vez mas complejas pero hermosas a la vez. Me costaba la idea de irme y dejar todo, y a mi familia le costaba también asimilarlo, pero su apoyo era incondicional. Estuve bastante angustiado, pero tuve hermosas conversaciones con las personas indicadas y pude comenzar a tomármelo con mas calma.
Era octubre y lo único que sabíamos era que íbamos a Japón 12 días y luego a Kuala Lumpur, Malasya pero no teníamos nada más organizado.
En noviembre terminamos reservando alojamiento en el primer destino (Tokio) y sacamos el seguro de viaje, pero yo todavía tenía que mudarme, vender, terminar cuestiones laborales, despedidas, etc.
Las cosas se fueron acomodando y ya teníamos pasaje interno Nqn-BsAs, yo tenía decidido que día me mudaba y donde dejar las cosas, etc.
Pero fue diciembre el mes clave, donde todo se juntó (porque obviamente dejamos muchas cosas para lo último), así que en diciembre me operé de los ojos, le presté a mi hermana muchas cosas porque recién se mudaba, vendí varios muebles, me mudé una semana a la casa de los genios de mis viejos, terminé de acomodar el laburo y no paramos de tener despedidas. Todos los días a partir del 20 de diciembre veía a alguien distinto y hacíamos la despedida, compartiendo unos mates o lo que sea hasta que llegaron las fiestas.
LOS HASTA LUEGO:
La última semana de diciembre fue muy complicada, porque me tenía que despedir de todos y yo no estaba emocionalmente muy estable. Terminando de embalar cosas, teniendo charlas pendientes y abrazando a mi familia y amigos. Pero en esa complejidad, mi corazón se llenaba de cosas hermosas, de todas las personas que me demostraban su cariño y lo hermoso que es la amistad y el amor familiar.
El 1 de enero a la noche hice mis últimas despedidas con mis amigos y me fui a dormir en paz y plenitud por todo el amor que me brindaron. Me acosté y grabé un audio para siempre recordar ese momento y agradecer a esas personas.

YA EN BUENOS AIRES:
Al otro día a la mañana me fui a Bs As, no saben cuanto me costó despedirme de mis dos viejitos hermosos! Siempre en los aviones duermo y reflexiono, pero en este particular, había mucho material para digerir.
Llegué a Bs As al Olea’s resort y comenzamos los preparativos finales para el viaje: armado de mochila, googleos finales, acomodar documentos, etc.
Por suerte teníamos al incondicional y experimentado Mario Gonzales a nuestro lado todos los días. Fue un reencuentro mágico, después de 11 meses sin vernos y poder estar juntos 5 días fue hermoso.
Hicimos las últimas despedidas, los últimos arreglos y estábamos listos.
En realidad, no tan listos, 4hs antes de que nuestro taxi nos pase a buscar, Marito me dice:
“che amigo, tenes pocas páginas de 12508829_10153155949526431_6904573577626760573_nvisado libres en el pasaporte” y así fue como me tomé un taxi a aeroparque y encargué mi pasaporte express, lo iban a tener en 1 hora, así que volví a lo de Tincho, nos calzamos las mochilas y pasamos por aeroparque, retiré el pasaporte y rajamos a Ezeiza.
Genio Marito, siempre salvandome!
Se acabó el estrés pre viaje 🙂

 

Anuncios

2 thoughts on “1-Previando el viaje

  1. Graciela abril 3, 2016 / 7:06 pm

    Hermoso y emotivo todo el relato de la previa! Me hace feliz que disfruten!! Y les deseo que todo siga tan bien o mejor. Abrazote desde Casa!

    Le gusta a 1 persona

  2. Caro Cantuarias abril 4, 2016 / 2:29 pm

    Santiago!!!! Estamos leyendo con Cote y jamás nos imaginamos que tenías un lado tan sensible jajajajj nan estaría orgullosa de ti!! Jajajajj

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s