8-Langkawi y chau Malasia

La mañana siguiente nos tomamos ferry a tierra firme, que era gratis no sabemos porqué, y de ahí un colectivo hasta Kuala Perlis para luego tomar un ferry a Langkawi. Llegamos y nos trasladamos hasta la playa de Cenang que es donde se aloja la mochiliada! Buscamos hostel, pero estaba casi todo ocupado, entonces fuimos a un hotel barato que nos pusieron camas extras para ahorrar unos cuantos pesos. Solo por una noche, nos fuimos a cenar y hacer ronda de reconocimiento de precios, luego a dormir.

Nos levantamos temprano y fuimos al hostel que queríamos a preguntar si había lugar, teníamos una habitación y allí nos mudamos. Era un bungalito chico con una cama matrimonial, una cama extra y un colchón en el piso; baño compartido y una mesita con dos sillas afuera, un lujazo. Fue nuestro hogar por una semanita.

DCIM103GOPROGOPR4740.
Bungalito amigable!

La playa estaba a 3 cuadras y no era la mejor, porque también había aguas vivas chiquitas y molestaban bastante. La isla es muy grande así que un día alquilamos motos y nos fuimos a recorrer una parte de la isla, fue muy divertido manejar las motitos durante todo el día, fuimos a un teleférico y unas cascadas con toboganes naturales muy divertidos; lo mejor de todo, teníamos las motos a la noche para ir de compras.

La rutina mas o menos era esta: nos levantábamos y desayunábamos algo de los mercados y después un almuerzo. Íbamos a la playa casi toda la tarde y a la tardecita jugábamos algún fútbol con los locales o hacíamos algún ejercicio, tal vez un nado. Después rellenábamos las botellas en una maquina de agua que salía mucho más barato pero estaba 10 cuadras y en el free shop comprábamos alguna bebida barata, porque Langkawi es libre de impuestos al alcohol, cigarros y tecnología. Luego cenábamos en algún puestito o llevábamos comida a nuestra mesita del bungalow. Después salíamos para la playa a tomar algo (claramente nos llevamos nuestra bebida en nuestros vasos porque en los bares cuestan el triple), escuchar música y bailotear un rato consiguiendo parlantes prestados. O sino, al barcito del lugar que hay que ir taxi o a dedo.

Nos hicimos muy compañeros de las Suizas: Vera y Angela, casi todas las noches nos juntábamos y charlábamos, poníamos música con sus parlantes y bailábamos.

Algunas anécdotas:
Una de las noches volvimos del barcito a dedo, hermosa experiencia con locales que nos subieron a su auto pero nos faltaba un lugar, así que Tincho se fue en motito abrazando a otro local amigo de los del auto. Fue muy lindo verlo llegar a Tincho abrazado con miedo porque el pibe de la moto iba a las chapas. Hay fotos y vídeos.
Otro día conocimos a una chica que estaba con una amiga travesti, acá se llaman Ladyboys (LB), y uno de los chicos se mimoseaba con la niña esta y el resto charlábamos o bailábamos con el LB. Nos convidaban una granadina con vodka muy rica, hasta el punto que nos servíamos nosotros de la botella, fue un espectáculo.

Otra de las noches nos volvimos haciendo dedo y nos levantó un mercedez benz coupé que no nos queríamos bajar, estaba hermoso!
Otra noche estuvimos bailando con Vera y Angela en la puerta de nuestro bungalow, enseñándoles como bailar nuestra música, desde cuarteto a cumbiancha, hasta que nos echaron por los ruidos y la joda siguió en la playa. Arribamos a un grupo de africanas que estaban acostadas en la playa para que se sumen al baile y lo hicieron con mucho entusiasmo, fueron momentos muy lindos, donde todos bailábamos improvisadamente la música que cualquiera ponía desde el celular.
La hamburguesa con pan negro fue un manjar que nos obligó a negociar por buen precio la doble hamburguesa, es decir, usar un pan para dos medallones de hamburguesa. También fue el comienzo inseparable de Martín y Santiago con las sardinas y el plain rice.

ÚLTIMO DÍA EN MALASIA
El último día de Malasia transcurrió con la decisión de irnos a Tailandia. Ya estábamos en el norte de Malasia casi frontera con Tailandia en la costa oeste, el clima en la costa este era muy malo para ir, por lo cuál decidimos cruzar a Tailandia. El primer lugar para ir por cercanía geográfica era Koh Lipe, pero todos nos decían que era muy muy caro; tomamos la decisión de ir en ferry desde Langkawi a Satun, Tailandia y averiguar bien los precios porque la información es pobre. Léete el siguiente post y vas a descubrir por qué ir a Koh Lipe fue una de las mejores decisiones tomadas hasta ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s