9-Lipe, estar en casa es un paraíso 1ra Parte

Como dije en el post anterior, la mejor decisión hasta ahora del viaje fue ir a Koh Lipe, la isla turística más al sur de Tailandia. Nos subimos al ferry con la idea de hacer lo que sea para ahorrar y se nos hizo bastante cómodo.
Llegamos y empezamos a buscar alojamiento, lo lindo de la isla es que es muy pequeña entonces caminas a todos lados y tiene 3 playas grandes principales y el resto son playas muy chiquitas de unos poquitos metros. Teníamos un mapa y empezamos a preguntar en todos lados, pero era fecha de año nuevo chino entonces todo bastante lleno. Nos fuimos hasta un camping y conseguimos un hermoso bungalito por USD 6 cada uno, nada mal, porque estaba a 3 mts de la playa. Claro está que dormíamos los 3 en una colchón en el piso pero tenía muy buen tamaño. Para ese entonces el gran acompañante Agustín ya estaba de regreso a Japón y de allí a Bs As.

2016-02-08 19.16.14
Primer atardecer en Lipe

Estábamos en la sunset beach, por lo cual, uno de los mejores lugares para ver el atardecer, mejor aún se ponía cuando Lucas ponía música y hacía el Happy Mojito Hour. Lucas es un español que se enamoró de la isla y se asoció con una Thai y tiene unos bungalows y un barcito en la playa. Obviamente nos hicimos amigos!
Nos fuimos a hacer ronda de reconocimiento de lugares y especialmente de precios. Después de varias vueltas encontramos un lindo lugar pero después íbamos a encontrar mejores opciones. Cenamos ahí y nos fuimos a dar una vueltita. Hay solamente una calle principal y barcitos en una playa, por lo que era muy fácil encontrarse con todo el mundo y ubicarse. La primer noche fue una vueltita y a dormir.

Al otro día no podíamos creer en el lugar donde nos despertábamos, una playa realmente paradisíaca y muy poca gente. Nos levantamos tarde y fuimos a recorrer a Pattaya beach y nos quedamos ahí casi toda la tarde! Después volvimos a nuestro bungalow para ver el atardecer, en nuestra playa. Conocimos un par de Argentinas con las que nos quedamos charlando hasta qué decidimos ir a cenar. Volvimos a cenar al mismo lugar de la noche anterior y salimos a vueltear por la walking street y la playa. Muy tranquilo, nos quedamos en un barcito con las argentinas que habíamos conocido. Todo cierra cerca de las 12 de la noche salvo algunos barcitos, por lo que nos fuimos a dormir temprano; también porque queríamos ir a ver el amanecer al otro día a las 6am.

Nos despertamos 5:15 aproximadamente y tuvimos que 2016-02-09 06.46.17hacer un trote leve hasta la sunrise beach porque el amanecer nos estaba ganando. Llegamos y fue un espectacular amanecer.
Esa playa es la mejorcita para pasar el día, entonces decidimos quedarnos todo el día ahí. Lau se volvió al bungalito y con Tincho nos quedamos durmiendo un rato, nos levantamos a comprar el desayuno y lo comimos en la playa. Estuvimos todo el día alternando entre sol y sombra, arena y reposeras, lo que terminó en una fuerte quemada de piel, coloraditos sabíamos que mañana iba a doler.

Esa tardecita nos sentamos de nuevo a ver el atardecer, nos cambiamos y nos fuimos a cenar. Le hicimos dedo a un tuc tuc (son las motitos taxi con 3 ruedas y espacio para varios pasajeros) y era una señora que trabajaba en el camping. Después levantamos a Bob, ahora va su historia, que también trabaja en el camping y cuando le preguntamos a donde podíamos comer él nos contestó que iba a comer, que nos mostraba un lugar.2016-02-09 20.45.05

Así fue como nos sentamos con Bob a cenar y descubrimos uno de los mejores lugares de comida local de la isla, a partir de ese día ya comenzamos nuestra regularidad en volver (pero solo abre a la noche).
Bob es un personaje interesante, él tiene su bote longtail y hace excursiones por eso es Capitán Bob. Charlando nos contó que vive en el camping, en una carpa, y que estudió Sociología. Su inglés es bastante bueno considerando el promedio Thai. Entonces organizamos un tour con él para ir a unas islas, pero necesitábamos más gente asique ni bien consiguiéramos le avisábamos e ibamos.

2016-02-10 22.25.13
Lauri en pleno casamiento

Nos cruzamos unos tanos que conocimos apenas llegamos y les ofrecimos la idea, se coparon y quedamos en confirmarles después de coordinar con el loco Bob. Pero esa tarde nos hicimos chancho amigos con un grupito rosarino y dos tucumanas, las llevamos a comer al lugar de anoche y terminamos planeando el tour con ellas. Lo más lindo era que tenían parlantes así que la sobremesa era en la playa. Paramos a cargar el parlante en un puestito que venden cosas en la calle y no se sabe por qué Lauri terminó casándose simbólicamente con la dueña! Fuimos a la playa y todo fue cachengue y limbo a la salida de la calle, nos sorprendió la excelente predisposición de todos para hacer el limbo, de cualquier edad, raza, religión, etc. La pasamos de 10.
Al otro día nos levantamos y fuimos de compras: sanguchitos, cervezas y hielo para el botecito. Almorzamos y a las 15hs partimos con Bob y las chicas rosarinas a hacer snorkel y visitar las islas. Paramos en una isla a ver el atardecer y nos quedamos ahí, con fogoncito de por medio, bailando unas cumbianchas. Cuando ya todo era mágico y parecíamos listos para volver ya de noche, nos acordamos que teníamos que nadar con plankton. El plankton es un microorganismo con bio luminiscencia, o algo parecido, que de noche en el agua se prende de color verde con el movimiento. Una de las mejores experiencias que vivimos, con el snorkel agitando las manos y piernas para prender la mayor cantidad de luces posibles!
Nos subimos al barco y teníamos dos hermosos escenarios: uno era el agua y el plankton saliendo desde la proa del bote mientras avanzábamos y el otro era el cielo totalmente despejado y repleto de estrellas. Completamente de noche, nos sentíamos dueños del mar de Andamán y abrazábamos la naturaleza con sonrisas enormes.

Al otro día nos alquilamos unos snorkel y los tuvimos todos los días hasta irnos de Koh Lipe. Es hermoso nadar y nadar con snorkel, especialmente en un lugar repleto de corales y agua turquesa! Ya les contamos de Lucas; con el pasar de los días fuimos afianzando amistad y le pedimos la parrillita para hacer un asado! Casi todos los almuerzos íbamos a lo de “la nona” porque solo abre a mediodía, le decíamos así porque es un restaurant familiar y es como la abuela cocinera. El hijo también cocina y a veces nos preguntaba si nos gustaba mas como cocinaba él o la nona, nos regalaban unas bananas y batatas fritas de postre! Un lujazo, gente muy muy linda, realmente los disfrutamos y llegamos a una “amistad” que siempre vamos a recordar. Porque pasábamos casi todos los días por enfrente y nos saludábamos, hacíamos chistes, etc. Se acordaban como nos gustaban las comidas o el café helado, también nos enseñaban algunas cosas sobre la comida y nos evacuaban todas las dudas. ¿Por qué me puse a hablar de la nona? Porque debe estar en esta historia, pero además, porque le preguntamos donde comprar la carne para hacer el asadito, ahí va la historia. Nos fuimos al mercadito y compramos unas pechugas de pollo y un carré de cerdo. Esa noche el menú fue: sandwich de pollo y cerdo con tomate, limón, ketchup. DELICIOSO! Y de acompañamiento, nuestra bebida nocturna por excelencia. SAMSONG, ron tailandés con coca y hielo en nuestras tacitas verdes que siempre nos acompañan o en un famoso y bien ponderado “viajero”, léase botella cortada con amor.

Esa noche nos fuimos a dar unas vueltas y obtuvimos grandes compañeros de viaje, el hermoso bebe y el pollito. Inseparables e incondicionales. También nos regalaron cintas y globos para decorar el bungalow.
SIGAN LEYENDO LA SEGUNDA PARTE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s